miércoles, 20 de junio de 2018

DE LA OBSOLESCENCIA LABORAL PROGRAMADA A LA VIDA DE 100 AÑOS

--La mayor longevidad traerá cambios profundos que afectarán el trabajo, el ocio y la cuarta edad en la economía digital y circular.

La mayor longevidad y esperanza de vida están provocando un cambio de paradigmas. Traerán profundas alteraciones sociales y económicas, que no harán sino acentuarse con la 4ª revolución industrial en marcha, la robotización e inteligencia artificial en la economía digital y circular. Sin embargo pocos agentes sociales lo advierten. Estamos pasando de la actual “obsolescencia laboral programada” a una vida de múltiples etapas de más de 100 años.

La obsolescencia laboral programada se refleja en el hecho comúnmente adquirido de soltar lastre a partir de una determinada edad porque supuestamente la sociedad y las empresas desean dejar paso a una fuerza laboral más joven. El enorme daño que produce la pérdida de talento para la economía renunciando a trabajadores mayores de 45/50 años –en contra de su voluntad en muchos casos (salvo excepciones)--, no se compensa con una clase pujante de menos edad en unos tiempos en los que además se imponen las máquinas inteligentes y los robots.   

De la vida en tres etapas que hemos conocido hasta ahora desde el siglo XX (niñez/adolescencia de 0-15 años, la edad productiva 16-45 años y la madurez o jubilación, es decir entre los 46-85 años) y difícil de soportar financieramente a largo plazo, pasaremos a la vida de múltiples etapas con una cuarta edad que rayará una longevidad de los 100 años y que nos forzará a buscar su sostenibilidad.

Pero pese a todo, los agentes sociales siguen obcecados en ver las ramas, pero no los árboles ni el bosque. El aumento de la longevidad alterará nuestra  zona de confort que hemos disfrutado desde el siglo XX.

Ni la clase política, ni los gobiernos, empresas, gestores de recursos humanos e incluso los gurús del management se atreven hoy por hoy a admitir el próximo sorpasso por la vida de múltiples etapas e idear cómo mantener el sistema sin alterar la paz social. 

Segar el trabajo activo a los mayores de 50 años por razones estéticas a pesar del aumento de la esperanza de vida en la UE sin fuentes de ingresos alternativos, hará más endeble y vulnerable el estado de bienestar actual (o economía social de mercado según otros) para asegurar el futuro de la sociedad occidental.






¿Tendremos suficiente capacidad de adaptación y masa financiera muscular para soportar una era en la que convivan nuevas etapas de transición en educación, trabajo, ocio, el retiro activo y la cuarta edad? Los periodos de cotización a la Seguridad Social serán cruciales a diferencia del modelo actual para garantizar los ingresos públicos que el Estado precisará para costear los efectos de una mayor esperanza de vida, nuevas enfermedades seniles y muy probable el aumento de casos de dependencia.

Ya apuntábamos en el 2011 en otro paper que precisamente por la evolución de la pirámide vegetativa invertida en España nos urge debatir un nuevo seguro social obligatorio que a partes iguales sufrague los casos de dependencia del futuro como practican desde hace más de 20 años otros países europeos, sin cargar a las arcas de las pensiones públicas y de los consistorios tan elevado coste.

La resistencia al cambio no puede hacer inmune tampoco toda una batería de conquistas sociales vigentes desde el siglo XX a raíz de  la I Revolución Industrial, como son: la semana laboral en torno a las 40 horas semanales, el seguro del desempleo, el pago de baja por enfermedad, por incapacidad y maternidad, así como las pensiones, así como las inversiones  en educación y salud públicas.

La realidad es que el envejecimiento de la población se intensifica, y con cada década que transcurre, como apuntan ciertos autores, nuestra esperanza de vida aumenta unos 2 años (situando ese listón en cerca de los 100 años pronto en algunas sociedades avanzadas), haciéndonos preguntar si los esquemas del siglo pasado tendrán cabida, en plena era digital y circular, en la futura vida de múltiples etapas a la que nos abocamos.

Más info en:

martes, 13 de marzo de 2018

EL ESPAÑOL TRIUNFA EN LA INDUSTRIA AUTOMOVILISTICA MUNDIAL

El español está de moda. Una industria que presume de modelos en Español es la automovilística, que durante muchos años recurre a nombres en la lengua de Cervantes para bautizar a sus flamantes modelos y animar así las ventas. Algunos con más éxitos que otros. Más de un centenar de modelos con nombres y denominaciones en español hemos detectado entre todas las marcas automovilísticas del mundo a lo largo de la historia. Y tal vez no estén todas. Vean aquí  la relación :



1.-  Seat INCA, IBIZA, AROSA, RONDA, LEON, TOLEDO, MALAGA,
      RONDA, CORDOBA, MARBELLA, ALHAMBRA, ALTEA, TARRACO,
      FORMULA, BOLERO, SALSA, RITMO, TRIBU, TANGO, CONCEPTO,
      BOCANEGRA

2.-  Fiat PUNTO, PANDA, BRAVO, DELTA, REGATA, PREMIO, TIPO, LINEA, DUNA,
      BOLERO, BOCANEGRA, FORMULA, INCA, PANDA RITMO, SALSA, TANGO,
      TRIBU, UNO, REGATA, TALENTO

3.-  Lamborghini HURACAN, GALLARDO, CENTENARIO, MIURA, ISLERO,
      MURCIELAGO, BRAVO, ESPADA, JARAMA, REVENTON, VENENO

4.-  Nissan MOCO, PULSAR, MICRA, PRIMERA, SERENA, SILVIA, PLATINA,
      ARMADA, MAXIMA, VERSA, URGE

5.-  Renault FUEGO, LAGUNA, PICASSO, TALISMAN

6.-  Maserati GRAN TURISMO, LEVANTE, GRAN CABRIO, TROFEO

7.-  Kia BORREGO, RIO, OPTIMA, VENGA

8.-  Ford FIESTA, CORRIDA, FUSION, GRANADA, FESTIVA, VEGA, SIERRA, PUMA,
      POPULAR, PINTO, ORION, LASER, VICTORIA

9.-  Hyundai SANTA FE, GENESIS, SONATA, NEXO, TIBURON, VERACRUZ

10- Mitsubishi PAJERO, MONTERO, CARISMA, NATIVA

11- Opel CASCADA, INSIGNIA, CABRIO, ARENA, MANTA, KAPITAN, FRONTERA,
      OMEGA

12- Tata VISTA, ARIA, SAFARI

13- Austin VICTORIA, TOLEDO, VOLANTE, MAESTRO

14- Citroën CACTUS, SAXO, SAHARA, EVASION

15- Chevrolet PRISMA, COLORADO, EPICA, ASTRO, OMEGA, SUPREMA, ULTRA,
      TORNADO, MONTANA

16- Ferrari CALIFORNIA, DIABLO

17- Volkswagen POLO, CALIFORNIA, SANTANA, TIPO, SAFARI, LAVIDA,
       HORMIGA

18- Lancia DELTA, MUSA, ZETA, PRISMA

19- Toyota VERSO, CARINA, AVANZA, INNOVA, PASEO, PRADO

20- SSangyong TIVOLI

21- Skoda OCTAVIA

22- Porsche CARRERA

23- Lotus EXIGE

24- Tramontana TRAMONTANA

25- Honda CHOCHITO

26- Mazda LAPUTA

27- Suzuki ALTO, ESCUDO

28- Mercury CALIENTE

29- Abarth TRIBUTO

30- Range Rover VELAR

31- Iveco VISION

32- Daewoo TOSCA

33- Mii MANGO

34- Chrysler PACIFICA, VOLANTE, VISION, NEON

35- Morris MARINA

36- Buick TERRAZA, CASCADA, VERANO

37- Cadillac CIMARRON, CIEN, ELDORADO, SEVILLA,

38- Caio VITORIA

39- Isuzu RODEO, HOMBRE

40- Daihatsu MATERIA

41- DeTomaso PANTERA

42- Dogde DURANGO, MIRADA

43- Fsm SIRENA

44- Hispano Suiza ALFONSO XIII

45- Holden EPICA, VIVA

46- Iso GRIFO

47- Jensen INTERCEPTOR

48- Lincoln FUSION, CONTINENTAL

49- Matra RANCHO

50- Mg METRO

51- Oldsmobile ALERO, AURORA, VISTA

52- Pegaso BACALAO

53- Perodua VIVA, NAUTICA

54- Plymouth BARRACUDA

55- Talbot SAMBA

56- Tata INDICA, NANO

57- Triumph TOLEDO

58- Zastava KORAL, FLORIDA, EUROZETA




















viernes, 26 de enero de 2018

IGNORAR LA POLITICA EXTERIOR DESTRUYE EMPLEO

Descuidar la política exterior es descuidar la creación de empleo. Y eso es lo que está pasando en España. Pero no sólo con el actual gobierno de Mariano Rajoy (PP), sino también anteriormente con Aznar (a excepción del segundo mandato) y en especial con Zapatero (PSOE). Pese al superávit comercial y la gran labor exportadora de las empresas españolas en los últimos años como antídoto eficaz para compensar la caída de la demanda interna y combatir la crisis, el poder político de prácticamente todos los colores tampoco apuesta por abandonar  la vía del  provincianismo en política exterior.







Desde prácticamente todas las elecciones generales -con excepción de las europeas- casi ninguna formación política española ha definido en su programa electoral el rol de   España en el exterior, salvo la única excepción de contribuir a la construcción de la UE. Durante todo ese tiempo, ni en campaña ni en los programas electorales ni en el día a  día, hemos visto que nuestros líderes políticos -a diferencia de otros vecinos próximos- tuvieran una idea muy clara del papel que ha de asumir España en el escenario internacional, más allá de la UE. Parte de culpa también hay que achacar al cuarto poder, porque la prensa también ha obviado por las mismas razones los debates de cuestiones internacionales y se ha contagiado de cuestiones domésticas. Existen numerosos programas de debate político en los medios donde nunca o casi nunca se ha profundizado la política exterior de España y el papel en el mundo global que debería desempeñar con propuestas para llevar a sus socios en otras capitales.

Sobre el papel reiteramos el mantra del rol destacado de España en Hispanoamérica y en el mundo árabe. En la práctica,  salvo aquella Cumbre de la Paz para Oriente Medio celebrada en Madrid  en 1991 a iniciativa del gabinete de Felipe González (PSOE), no recuerdo otras similares en política internacional. Y España se debe mucho a los mercados exteriores y a la capacidad exportadora de nuestro tejido empresarial.  Si no fuera por ello, tal vez las cifras del desempleo no se habrían recortado como lo viene haciendo desde la crisis del 2008.

Sin embargo, parece que nos cohibe tomar protagonismo incluso en el seno de la UE con iniciativas de política exterior. Es más, existe la impresión generalizada que cuando se celebran cumbres de líderes mundiales, solemos colarnos de "chiripa". Inclusive en otras citas internacionales de proyección global como Davos, solemos ser reacios a que nos represente, intervenga y protagonice un jefe de gobierno español con alguna iniciativa de calado internacional. Suele aludirse al eufemismo de "problemas de agenda". Más bien creo que arrastramos un complejo de inferioridad por tener unos líderes que no hablan idiomas en unos casos, o porque producto del mismo complejo en otros nunca es una prioridad, como tampoco lo es en la lucha contra el cambio climático o la digitalización de la economía. Preferimos adoptar la postura de los legendarios líderes en vez de hacer nuestra propia propuesta.

Delegar en nuestros embajadores y/o "sherpas" del gobierno con buen nivel de inglés, no debe ser tampoco una excusa. Rajoy ha anunciado hace unos días que el Español será en adelante en un "proyecto de Estado". Ya era hora. En especial cuando hay tantas empresas de diversos ramos que comercian con el Español. Sin embargo echo de menos un sector multipolar que esté considerada como  una  "industria del español". El español y todo el negocio afín bien se merecen una industria propia, ya que es tal vez el primer artículo de exportación de la Marca España. Algunos estudios sitúan el valor económico del español en el 16% del PIB nacional. Sin embargo, englobar la facturación de todas las empresas afines a la "industria del español" dentro y fuera de España, bien podría alcanzar un valor muy superior.

Pues a pesar de declarar sorpresivamente que el Español forma parte ya de la Agenda del estado, España se resiste a ganar protagonismo en plazas internacionales, por falta de idiomas y/o exceso de complejos. El actual jefe de gobierno podría hacerlo en  español, pero tampoco lo hace. Como tampoco se vislumbra que tras el brexit, el español vaya a jugar un rol más destacado como uno de los idiomas prioritarios en las instituciones comunitarias (tras el francés, inglés y el alemán). Al contrario, nos han postergado a la segunda división  en la Oficina Europea de Patentes.

Pues bien, con o sin español, la política exterior abre y acerca mercados,  consumidores, posibilita inversiones, captación de pedidos y sobre todo creación de empleo cualificado con la consiguiente repercusión positiva en el PIB. Sin embargo, ni la clase política actual destaca por ello ni parece que vaya  cambiar el chip para vender Marca España y sobre todo defender unos intereses muy definidos en algunas de los frentes internacionales. El cuerpo diplomático tampoco parece que se haya puesto al día. Otras cancillerías aprovechan su personal diplomático para realizar "diplomacia comercial" y captar nuevos mercados para sus empresas nacionales. Aquí aún atiborramos las legaciones diplomáticas con fieles funcionarios de carrera (salvo alguna plaza con carnet político,   como recompensa por los servicios cumplidos). De ahí a posicionar el CD como una estructura de Estado para mejorar la competitividad de España en mercados externos, media una gran brecha. No son pocos los empresarios que se quejan de la falta sensibilidad y de apoyo institucional por parte de nuestras legaciones diplomáticas. 




En un entorno cada vez más global y digital, nuestro Cuerpo Diplomático, como el gobierno y los partidos políticos deberían hacer un esfuerzo y no dejar que nuestro protagonismo en materia exterior sea desplazado  por las naciones emergidas y emergentes. Nos hace falta una estrategia: global, por regiones, por intereses, por zonas de influencias. Y venderla. Y si no lo podemos hacer en inglés, hagásmolo en Español. Al fin y al cabo, el hecho de que la comunidad hispana en los EEUU sea la más numerosa e influyente (sus casi 60 millones de hispano-parlantes actuales les ha convertido en el segundo país del mundo más numeroso de habla hispana), bien debería merecerse una especial atención de las autoridades en Madrid. La realidad actual es que desde la pérdida de las últimas colonias en ultramar en 1898, España ha perdido brillo en los pasillos internacionales.

Una última recomendación para solventar el "complejo de enano en política exterior": profesionalizar a nuestra clase política con idiomas y cierta experiencia internacional. Tiene que ser un  referente también para el resto de los sectores sociales. Hasta que no acabemos con el complejo, no nos atreveremos me temo a tomar iniciativas en política exterior como hacen nuestros vecinos aventajados, muchos de ellos en un idioma mucho menos universal que el Español.


lunes, 30 de octubre de 2017

DEL TUIT A LAS CAMISETAS REIVINDICATIVAS COMO NUEVO MODELO DE COMUNICACION POLITICA

Del idioma oral al escrito y de los grandes discursos radiofónicos, televisados y transcritos a los mini-mensajes en 140 carácteres. Sin embargo la moda de los tuits está siendo desplazada por otra iconografía para reivindicar postulados políticos, sociales y económicos al mismo tiempo que viste para captar la TV.

Las camisetas reivindicativas se han instalado no sólo en asambleas de vecinos sino también en ayuntamientos, consejos comarcales, parlamentos regionales, Congreso y otras instituciones públicas entre las diversas filas políticas de amplio espectro.

Un tuit de 140 carácteres ha sido reemplazado por un eslogan y una imagen icónica. Vivimos en el mundo de la imagen, audiovisual y de la inmediatez de las redes sociales que se complementan para dar visibilidad a los mensajes políticos. La prensa y el resto de los canales de comunicación sociales clásicos siguen resistiéndose tanto a la revolución digital (manteniendo el papel) como a la desaparición del paradigma emisor-receptor y su reducto al 5º poder, así como la incursión de los eslóganes que visten como nuevos modelos alternativos del lenguaje.

No será el último. La irrupción del idioma digital y los canales online harán inventar nuevas formas alternativas. Lo que está claro es que actualmente se ha impuesto la iconografía inventada por la Iglesia Católica para difundir  el "evangelio". Sólo que hoy más que religión nos venden las maravillas de votar a un determinado partido político para lograr el clímax social.


Ver galería de imágenes:














martes, 19 de septiembre de 2017

ESPAÑA, PAIS INMADURO DIGITALMENTE

Parece mentira que en plena revolución digital, hayamos estrenado un Ministerio de Agenda Digital que está callado y silencioso, como si no fuera con él esto de la Industria 4.0, Blockchain, el IoT, el BigData, la Inteligencia Artificial y otros tópicos que promete ser el futuro modelo productivo que tire de la economía y transforme completamente la conducta de los españoles.

Hay sectores que se llenan la boca aireando su decidida apuesta por la transformación digital. Este el caso de la banca. Pero a la hora de la verdad para remitir a una sucursal de provincia ciertos documentos notariales custodiado no se sabe muy bien por qué en Madrid, tiene que ser por valija interna durando casi una semana la recepción del mismo. En un simple escaneo por mail por ejemplo nadie ha pensado. En el ahorro de recursos, dineros y tiempo de espera del cliente y del banco tampoco. Reina el pensamiento analógico pese a tanta publicidad digital.

Inmersos en una acalorada discusión sobre la Democracia en estos tiempos, aún no se ha escuchado a nadie que defienda el voto electrónico, que ahorraría campañas, papeletas, urnas, censos, mesas electorales, recuentos, etc., etc. Si ya se puede retirar dinero y efectuar transferencias bancarias entre entidades internacionales, el voto digital se resiste, pero no por incapacidad tecnológica sino por voluntad política. Nuestros políticos siguen pensado en clave analógica. El ministerio es un florero.

La banda ancha llega con excelencia a los núcleos urbanos, aunque no reparamos que somos uno de los países de la UE con la tarifa más alta, lo que resta competividad y redunda negativamente en los nuevos emprendedores digitales. Lo que a nadie importa al parecer es cumplir con la Agenda Digital Europea -que España ha suscrito- y que contempla llegar al 80% del territorio con una velocidad de al menos 50 Mg/kb antes del 2.020.  Pregunten a las poblaciones rurales y núcleos del campo si llega correctamente la señal del teléfono fijo y/o del móvil. Nunca es prioridad democratizar la banda ancha entre esa parte del territorio, agudizando así el fenómeno de la despoblación rural. Por contra, las urbes se saturan y masifican, potenciando problemas de congestión, de infraestructuras, viviendas, salud, escuelas, bienestar, etc.

En la empresa privada, los CEO´s se niegan en rotundo a nuevas prácticas propias de la era digital, como son: la conciliación, la racionalización de los horarios, pero también el teletrabajo o home office, la jornada compartida entre otros, porque piensan en analógico y no se fían que rindan fuera de los horarios habituales con la bata puesta en casa. Tampoco las pymes son conscientes que los procesos digitales (internos y externos) mejoran el Ebitda.

Y qué decir de la empresa pública, que queriendo ser modélica en cuanto a la transformación digital con la Administración electrónica, aún siguen requiriendo infinidad de documentos (originales y fotocopias) que ya obran en su poder y en sus archivos históricos desconectados, y obligan a rellenar una buena cantidad de instancias porque la firma electrónica tiene que validarse ante otra administración (y tarda días en llegar por correo postal). Algo hemos avanzado con la administración electrónica, pero nos queda mucho recorrido para ser ejemplar. 

En suma, la inmadurez digital de España no sólo se corrige con la fibra o el 5G que el ministerio Digital se resiste hasta que otros países no lo ensayen, sino que pasa por cambiar el chip y los procesos (internos y externos). Hay que pensar y actuar en digital. Algún día debatiremos sobre la necesidad de una futura Constitución digital que vele por nuestros derechos y obligaciones (tanto off como online). No es una cuestión de edad, sino de voluntad política y empresarial. Los CEO´s como los políticos y educadores  españoles por lo general no dan la talla, de ahí las carencias digitales en las escuelas, universidades y competencias para el mercado laboral. Tampoco se dejan aconsejar. Pero eso es otra cuestión de índole conductual (católica) que reniega de la innovación y de asumir el riesgo al fracaso -muy extendido en una sociedad contradictoria como la nuestra.





jueves, 24 de agosto de 2017

EUROPA ANTE EL RETO DIGITAL NO PUEDE SEGUIR RESISTIENDOSE AL CAMBIO

La resistencia al cambio. Esta es tal vez la característica más sobresaliente en Europa, y España tampoco es ajena. Cualquier modelo innovador de negocio digital que parezca poner en peligro las empresas ya existentes son respondidas por sus colectivos con amenazas y huelgas. Así se entiende que en la UE, a diferencia de EE.UU., cueste que triunfe la innovación en la nueva era digital con empresas de la denominada economía colaborativa. Y la resistencia no sólo es social, sino también legal y política. En ocasiones, porque sus legisladores proceden del pensamiento analógico. Un emprendedor diría: "Es el futuro digital, imbécil". Otros que es la economía del conocimiento




Empresas como Cabify, Uber, Airbnb, pero también Google, junto con Amazon, Apple, Netflix o la proliferación de los drones por mencionar unos cuantos, nacen y  se disparan en la bolsa tecnológica de USA. En  Europa por contra le buscamos todas las cosquillas para defender la inmovilidad y resistir una tendencia importada que está por ver su futuro. En el fondo, hay que reconocer que los modelos clásicos (analógicos) en Europa no  se pueden justificar sólo argumentando la  defensa a ultranza de los derechos de los trabajadores y el pago de los impuestos (faltaría).

La llegada de la 4ª revolución digital, la inteligencia artificial  y las máquinas inteligentes, trastocarán (también en Europa) todos los oficios y empresas de cualquier sector. Pero sobre todo el talento y el aprendizaje cognitivo. Hay que amoldarse, no oponerse parapentándonos en el marco legal vigente. El marco normativo se puede y debe adaptar, permitir y saludar los nuevos conceptos digitales.

Qué pasará entonces cuando se digitalice (robotice) en los próximos años algunos sectores analógicos como:
- la enseñanza presencial y el papel de los maestros (primaria, secundaria y superior)
- las farmacias y la venta de medicamentos
- la salud asistencial y el papel de los médicos
- la asistencia jurídica y la burocracia judicial
- las finanzas, las auditoras y el controlling de las cuentas
- la banca de barrio
- los Recursos Humanos y el nethunting
- las relaciones personales y los robots de compañía
- la política clásica frente a la gobernanza digital
- la religión y la nueva visión de la fe (New Age por ejemplo)
- o la ética y moral clásicos frente a los nuevos valores

¿Saldremos a la calle en huelga para defender el status-quo? ¿Paralizaremos la economía porque han surgido nuevas iniciativas digitales que compiten por buscar su nicho de mercado en contra de los modelos de empleo clásicos? Cada vez son más los gurús que auguran que en pocos años todos los oficios y negocios se volverán digitales para sobrevivir en un mundo interconectado. Cuanto antes asumamos el cambio de paradigma en Europa mejor para innovar y crear empleo, aunque conlleve alterar un marco normativo que sigue anquilosado en el pasado.


No puede ser que modelos y productos del siglo XIX sean los que marquen las pautas del siglo XXI en los inicios de la era digital. Ninguna revolución anterior se impuso sin dolor, pero no por ello  debemos anclarnos en el pasado y oponernos al progreso. Porque Europa o demuestra músculo para adaptarse al futuro o estará condenada a ser un continente de la tercera edad.

jueves, 27 de julio de 2017

Blockchain: Qué es y y por qué te cambiará la vida

Port su importancia reproducimos este post de @PabloHerreros:



De hoy en adelante, la palabra “blockchain” va a ser una de las palabras que más oigas (primero) y pronuncies (después). Y eso será este año y durante muchos más, porque blockchain (del inglés, “cadena de bloques”) es una tecnología que va a cambiar el mundo más de lo que lo hizo internet.Sí, léelo otra vez: más de lo que lo hizo internet… y para bien de personas y empresas. Blockchain es el mayor avance socio-tecnológico que vivirá la humanidad; la cuarta revolución industrial, tras la máquina de vapor y la mecanización, la electricidad y la producción masiva, y la automatización que trajeron la electrónica y las tecnologías de la información.
El origen de blockchain es la criptomoneda bitcoin, que es el primer ejemplo de blockchain o cadena de bloques, el que ha permitido pensar en usar su protocolo para miles de cosas más.
Hemos conocido el internet de la información. Ahora vamos al internet del valor. El concepto no es fácil. Pero si lo entendéis, os vais a relamer al imaginar todo lo bueno que blockchain nos traerá a nuestras vidas. Vamos a acercarnos a ello con una parábola que leí en redes sociales:
seguir leyendo en: