martes, 19 de septiembre de 2017

ESPAÑA, PAIS INMADURO DIGITALMENTE

Parece mentira que en plena revolución digital, hayamos estrenado un Ministerio de Agenda Digital que está callado y silencioso, como si no fuera con él esto de la Industria 4.0, Blockchain, el IoT, el BigData, la Inteligencia Artificial y otros tópicos que promete ser el futuro modelo productivo que tire de la economía y transforme completamente la conducta de los españoles.

Hay sectores que se llenan la boca aireando su decidida apuesta por la transformación digital. Este el caso de la banca. Pero a la hora de la verdad para remitir a una sucursal de provincia ciertos documentos notariales custodiado no se sabe muy bien por qué en Madrid, tiene que ser por valija interna durando casi una semana la recepción del mismo. En un simple escaneo por mail por ejemplo nadie ha pensado. En el ahorro de recursos, dineros y tiempo de espera del cliente y del banco tampoco. Reina el pensamiento analógico pese a tanta publicidad digital.

Inmersos en una acalorada discusión sobre la Democracia en estos tiempos, aún no se ha escuchado a nadie que defienda el voto electrónico, que ahorraría campañas, papeletas, urnas, censos, mesas electorales, recuentos, etc., etc. Si ya se puede retirar dinero y efectuar transferencias bancarias entre entidades internacionales, el voto digital se resiste, pero no por incapacidad tecnológica sino por voluntad política. Nuestros políticos siguen pensado en clave analógica. El ministerio es un florero.

La banda ancha llega con excelencia a los núcleos urbanos, aunque no reparamos que somos uno de los países de la UE con la tarifa más alta, lo que resta competividad y redunda negativamente en los nuevos emprendedores digitales. Lo que a nadie importa al parecer es cumplir con la Agenda Digital Europea -que España ha suscrito- y que contempla llegar al 80% del territorio con una velocidad de al menos 50 Mg/kb antes del 2.020.  Pregunten a las poblaciones rurales y núcleos del campo si llega correctamente la señal del teléfono fijo y/o del móvil. Nunca es prioridad democratizar la banda ancha entre esa parte del territorio, agudizando así el fenómeno de la despoblación rural. Por contra, las urbes se saturan y masifican, potenciando problemas de congestión, de infraestructuras, viviendas, salud, escuelas, bienestar, etc.

En la empresa privada, los CEO´s se niegan en rotundo a nuevas prácticas propias de la era digital, como son: la conciliación, la racionalización de los horarios, pero también el teletrabajo o home office, la jornada compartida entre otros, porque piensan en analógico y no se fían que rindan fuera de los horarios habituales con la bata puesta en casa. Tampoco las pymes son conscientes que los procesos digitales (internos y externos) mejoran el Ebitda.

Y qué decir de la empresa pública, que queriendo ser modélica en cuanto a la transformación digital con la Administración electrónica, aún siguen requiriendo infinidad de documentos (originales y fotocopias) que ya obran en su poder y en sus archivos históricos desconectados, y obligan a rellenar una buena cantidad de instancias porque la firma electrónica tiene que validarse ante otra administración (y tarda días en llegar por correo postal). Algo hemos avanzado con la administración electrónica, pero nos queda mucho recorrido para ser ejemplar. 

En suma, la inmadurez digital de España no sólo se corrige con la fibra o el 5G que el ministerio Digital se resiste hasta que otros países no lo ensayen, sino que pasa por cambiar el chip y los procesos (internos y externos). Hay que pensar y actuar en digital. Algún día debatiremos sobre la necesidad de una futura Constitución digital que vele por nuestros derechos y obligaciones (tanto off como online). No es una cuestión de edad, sino de voluntad política y empresarial. Los CEO´s como los políticos y educadores  españoles por lo general no dan la talla, de ahí las carencias digitales en las escuelas, universidades y competencias para el mercado laboral. Tampoco se dejan aconsejar. Pero eso es otra cuestión de índole conductual (católica) que reniega de la innovación y de asumir el riesgo al fracaso -muy extendido en una sociedad contradictoria como la nuestra.





jueves, 24 de agosto de 2017

EUROPA ANTE EL RETO DIGITAL NO PUEDE SEGUIR RESISTIENDOSE AL CAMBIO

La resistencia al cambio. Esta es tal vez la característica más sobresaliente en Europa, y España tampoco es ajena. Cualquier modelo innovador de negocio digital que parezca poner en peligro las empresas ya existentes son respondidas por sus colectivos con amenazas y huelgas. Así se entiende que en la UE, a diferencia de EE.UU., cueste que triunfe la innovación en la nueva era digital con empresas de la denominada economía colaborativa. Y la resistencia no sólo es social, sino también legal y política. En ocasiones, porque sus legisladores proceden del pensamiento analógico. Un emprendedor diría: "Es el futuro digital, imbécil". Otros que es la economía del conocimiento




Empresas como Cabify, Uber, Airbnb, pero también Google, junto con Amazon, Apple, Netflix o la proliferación de los drones por mencionar unos cuantos, nacen y  se disparan en la bolsa tecnológica de USA. En  Europa por contra le buscamos todas las cosquillas para defender la inmovilidad y resistir una tendencia importada que está por ver su futuro. En el fondo, hay que reconocer que los modelos clásicos (analógicos) en Europa no  se pueden justificar sólo argumentando la  defensa a ultranza de los derechos de los trabajadores y el pago de los impuestos (faltaría).

La llegada de la 4ª revolución digital, la inteligencia artificial  y las máquinas inteligentes, trastocarán (también en Europa) todos los oficios y empresas de cualquier sector. Pero sobre todo el talento y el aprendizaje cognitivo. Hay que amoldarse, no oponerse parapentándonos en el marco legal vigente. El marco normativo se puede y debe adaptar, permitir y saludar los nuevos conceptos digitales.

Qué pasará entonces cuando se digitalice (robotice) en los próximos años algunos sectores analógicos como:
- la enseñanza presencial y el papel de los maestros (primaria, secundaria y superior)
- las farmacias y la venta de medicamentos
- la salud asistencial y el papel de los médicos
- la asistencia jurídica y la burocracia judicial
- las finanzas, las auditoras y el controlling de las cuentas
- la banca de barrio
- los Recursos Humanos y el nethunting
- las relaciones personales y los robots de compañía
- la política clásica frente a la gobernanza digital
- la religión y la nueva visión de la fe (New Age por ejemplo)
- o la ética y moral clásicos frente a los nuevos valores

¿Saldremos a la calle en huelga para defender el status-quo? ¿Paralizaremos la economía porque han surgido nuevas iniciativas digitales que compiten por buscar su nicho de mercado en contra de los modelos de empleo clásicos? Cada vez son más los gurús que auguran que en pocos años todos los oficios y negocios se volverán digitales para sobrevivir en un mundo interconectado. Cuanto antes asumamos el cambio de paradigma en Europa mejor para innovar y crear empleo, aunque conlleve alterar un marco normativo que sigue anquilosado en el pasado.


No puede ser que modelos y productos del siglo XIX sean los que marquen las pautas del siglo XXI en los inicios de la era digital. Ninguna revolución anterior se impuso sin dolor, pero no por ello  debemos anclarnos en el pasado y oponernos al progreso. Porque Europa o demuestra músculo para adaptarse al futuro o estará condenada a ser un continente de la tercera edad.

jueves, 27 de julio de 2017

Blockchain: Qué es y y por qué te cambiará la vida

Port su importancia reproducimos este post de @PabloHerreros:



De hoy en adelante, la palabra “blockchain” va a ser una de las palabras que más oigas (primero) y pronuncies (después). Y eso será este año y durante muchos más, porque blockchain (del inglés, “cadena de bloques”) es una tecnología que va a cambiar el mundo más de lo que lo hizo internet.Sí, léelo otra vez: más de lo que lo hizo internet… y para bien de personas y empresas. Blockchain es el mayor avance socio-tecnológico que vivirá la humanidad; la cuarta revolución industrial, tras la máquina de vapor y la mecanización, la electricidad y la producción masiva, y la automatización que trajeron la electrónica y las tecnologías de la información.
El origen de blockchain es la criptomoneda bitcoin, que es el primer ejemplo de blockchain o cadena de bloques, el que ha permitido pensar en usar su protocolo para miles de cosas más.
Hemos conocido el internet de la información. Ahora vamos al internet del valor. El concepto no es fácil. Pero si lo entendéis, os vais a relamer al imaginar todo lo bueno que blockchain nos traerá a nuestras vidas. Vamos a acercarnos a ello con una parábola que leí en redes sociales:
seguir leyendo en:

lunes, 3 de abril de 2017

LAS OPORTUNIDADES DEL BREXIT PARA MADRID


Misiva a la Presidenta de la Comunidad de Madrid

Sra. Presidenta:
Ahora que con el #Brexit,  el inglés va camino de dejar de ser lengua oficial en el seno de la #UE, #Madrid puede erigirse en un polo de atracción para:

- operadores globales y cosmopolitas de la city
- enamorar a muchas empresas británicas y directivos que renieguen del "Imperio"
- la desunión del Reino Unido desviará los vientos huracanados y atraeremos la brisa del canal de 
  la Mancha
- la transparencia y la buena fe anglicanas podrán instalarse en las paredes de la picaresca 
  apostólica romana
- la habilidad "British" por hacer negocios a enseñar a las macro-pymes que presumen de no tener 
  jefe pero no levantan nunca cabeza
- la conciencia inglesa por cuidar los coches y mantener las reglas de cortesía en el tráfico por los 
  repetidos "besitos" en los aparcamientos y la fuga fugaz sin tarjeta de visita;
- la austeridad en la conciliación familiar y racionalidad de horarios con alta eficiencia laboral por 
  las jornadas interminables y las guarderías que cierran casi a la hora del telediario
- los "breaks" en el "lunch time" por enseñar a Jimy cómo se darse un banquete con un buen 
  cocido en pleno estío para elevar la concentración en la última reunión del día,
- el pensamiento liberal de que todo el mundo es bueno y merece la confianza al pensamiento del   
  "pringao" por caer como un chino,
- y "last but not least", la estampita de la reina soberana de la Señora Commonwealth por los 
  conjuros genocidas en las tierras de ultramar con la "visage" de un Lenin post-moderno.

Mi querida Presidenta. Estamos convencidos que Madrid puede hacer una buena gestión. Y convertirla en la nueva city de Europa. Nuestra moral (podemita) seguro que acompañará. Cuente con nosotros. 

Siempre suyo

jueves, 19 de enero de 2017

EL DATAISMO LLEGA PARA COMPARTIR ALGORITMOS Y HACERNOS CAMBIAR DE PARADIGMAS


EL Dataísmo parece que llega para compartir algoritmos y crear una nueva especie humana que nos hará cambiar de paradigma. Como ya avanzamos en el post anterior (El Tecno-Humanismo está engendrando la Data-Religión), la nueva religión o Data-ísmo está basado en el simple valor de los datos y algoritmos. El Dataísmo, que dominará el mundo en unas cuantas décadas,  está mutando hacia una nueva religión cuyo valor supremo es "el flujo de información".

Hay quienes piensan dentro del dataísmo que los humanos somos merecidamente los instrumentos de creación del internet de las cosas (IoT) que englobará la totalidad del universo. El sistema cósmico de procesamiento de datos podría erigirse en el nuevo paradigma terrenal. El dataísmo tenderá a conectar todo con todos y viceversa, puesto que somos algoritmos al igual que las cosas. La diferencia  con la especie animal respecto a los sentimientos, emociones, etc también son medibles en términos de algoritmos. Nuestra ventaja radica en que sabremos usar mejor los algoritmos que el resto de los animales.

El dataísmo, al igual como hasta el presente defendía el Humanismo por su parte, también contiene su vertiente "misionaria". Aspira a compartir todos esos datos y algoritmos con todos en la red sin excepción y clases creando así -por primera vez desde la Revolución Francesa de 1789 (cuyos principios hemos asumido toda la humanidad: Libertad, Igualdad y Fraternidad )- un nuevo valor humanitario: el de la libertad de información (nada que ver con la libertad de expresión).

Esta  libertad de información se resume en el principio de que la humanidad a medida que vaya generando datos y algoritmos se tendrían que compartir en abierto en las redes para que toda la humanidad pueda beneficiarse y aprovecharlos por el bien de la especie. Este paradigma nos hará cambiar nuestra percepción (capitalista) del algunos preceptos, como: el consumo,  la propiedad privada y hasta incluso nuestra concepción cristiana de  Dios (que castiga al malo y premia la bueno). La renuncia a la privacidad individual de forma voluntaria nos abre supuestamente la posibilidad de experimentar una mayor concepción de la solidaridad entre el prójimo por medio del hecho de compartir  datos con el resto.

Al igual que el  capitalismo que sobreentiende la existencia de una  mano invisible que regula las leyes del libre mercado, en el Dataísmo parece que se impone  la mano invisible del flujo de datos. Formando parte de un conjunto más grande que lo comparte todo, obtendremos mejores ventajas que en el hasta ahora principio de la privacidad de una parte propia más pequeña. Frente a las experiencias individuales se nos abre las ventajas de la experiencia colectiva compartida a disposición de todos.


El Dataísmo, que seguro irrumpe pronto en el reno de las ideas, del pensamiento, de la política, de la economía, pero también de la ética y moral, así como de las relaciones internacionales de los estados, nos está dando ya si acaso una moraleja: redefínete, vuélvete transparente y comparte tus datos. Los algoritmos parecen que mandarán en el planeta tecno-humano que nos resistimos a aceptar.

lunes, 16 de enero de 2017

EL TECNO-HUMANISMO ESTA ENGENDRANDO LA DATA-RELIGION

Con el avance de las nuevas tecnologías y su incidencia en todas las disciplinas humanas y científicas, la humanidad camina hacia la  II Revolución Cognitiva en los próximos años en el planeta. Esta se va a caracterizar por abrir horizontes ocultos: el descubrimiento de estados mentales desconocidos y hasta incluso rozar la inmortalidad.

El Tecno-Humanismo en el que nos hemos embarcado va a dar origen a una nueva religión: la Data-Religión que poco a poco irá sustituyendo las creencias del pasado, a causa del masivo uso de  algoritmos, el BigData, y la investigación de los genes en la bio-fármaco-genética y otros avances científicos de los campos en la inteligencia artificial (IA) y  los cascos electrónicos.

Para ciertos gurús,  no será tampoco nada iluso imaginar que la medicina pase del tratamiento de enfermedades humanas clásicas a  tratar focalmente las fortalezas del paciente  a través del positivismo mental.
El autor de "Homo Deus", Yuval Noah Harari, un profesor de la Universidad de Oxford y Jerusalém, es uno de los pocos pensadores que afirman que la humanidad camina hacia el Dataísmo, una teoría nueva que evaluará y procesará la gran cantidad de datos que generaremos si logramos conectar y cerrar el círculo entre todas las disciplinas: desde la literatura y musicología pasando por la economía y la biología.

Según Harari, cualquier organismo,  bacteria, especie vegetal y animal, comunidad de vecinos  o incluso modelo económico están compuestos por un gran cúmulo de algoritmos.  La clave está en interpretar sus datos, pero no en competencia entre sí sino interrelacionándolos con el resto, permitiendo así que  redunden en la toma de decisiones, en el progreso de la humanidad y en hasta (casi) alcanzar la inmortalidad de la especie humana. Otros como Steve Lohr, autor de "Data-ism", afirma que Silicon-Valley es el mejor ejemplo de incubadora de datos pues cuenta con un gran potencial para resolver los problemas emergentes del futuro.


Durante las próximas décadas asistiremos a nuevas revoluciones basadas en internet que condicionarán las nuevas políticas y el poder de voto de los electores. Las nuevas estructuras democráticas  se crearán a partir de la imposibilidad actual de procesar tal cúmulo de datos relevantes (no sólo de la biología y la cibernética)  y incapacidad de formarnos una opinión pertinente. Las consecuencias lógicas sobre las sociedades modernas y los modelos de convivencia en libertad no se harán esperar. La clase política, si no pone remedio a la situación,  ahondará en el riesgo de limitarse a gestionar un país (sus presupuestos) en vez  de liderar un proyecto de futuro (tal y como estamos asistiendo hoy en día en no pocos países occidentales de la UE, entre ellos España). La Democracia y la tecno-humanidad en general deberán asumir cuanto antes dicho reto. Está en riesgo la supervivencia de la humanidad como especie.


viernes, 18 de noviembre de 2016

LA INTELIGENCIA DIGITAL Y EL BIGDATA DAN EL TRIUNFO ELECTORAL POR VEZ PRIMERA

La actualidad nos demuestra que para "vencer" no se trata de estar en los medios (online / offline)  sino de emplear la inteligencia digital. Es decir,  saber interpretar los BigData para obtener el voto de confianza del público, en este caso de los electores a través de la predicción del voto (Get Out the Vote), como hemos tenido ocasión de constatar en las últimas elecciones presidenciales de EEUU. 

El triunfo de Donald Trump nos ha de llevar a reconocer que a diferencia de las últimas presidenciales de Barak Obama que arrasó las redes sociales con el lema "Yes, We Can" o en otras muchas citas electorales en el mundo, hoy en día por vez primera se ha impuesto la estrategia del análisis de datos BigData y la compra de medios o espacios publicitarios allí donde hace falta reforzar la presencia mediática del candidato.


Resulta fácil predecir por consiguiente que el análisis predictivo de datos , ya sea para unas elecciones (o para el lanzamiento de una marca como alternativa), va a requerir disponer de todo un equipo humano competente en inteligencia digital capaz de leer entrelíneas y saber interpretar datos allá donde nunca se ha auscultado. La potencialidad de los datos requiere análisis, análisis y análisis y cada vez menos intuición, para tomar las decisiones acertadas y anticiparse a la realidad. Este podría ser una sucinta interpretación del jefe de la campaña electoral del presidente electo Trump, Brad Parscale, quien pasará a la histori por haber sido uno de los personajes más predictivos en unas de las elecciones más polémicas en el mundo. Este gurú del marketing online ha permitido que el no menos polémico magnate de las finanzas norteamericano saliera invicto de las últimas elecciones presidenciales en el hoy por hoy país más poderoso del planeta. 




Algún mérito hemos de reconocerle a Parscale y admitir la potencialidad de la inteligencia artificial que aquí en Europa se echa en falta (tal y como por cierto bien apuntaba hace más de un año Ignacio Sánchez-León en su obra titulada "EL IDIOMA DIGITAL:de la digitalización de la economía al Made-in-Spain-Digital" en su capítulo dedicado justamente a la "Inteligencia Digital" o la sugerencia de crear en el seno de las empresas españolas una especie de "Consejo Asesor Digital Externo" para favorecer la transformación digital)